Camino Arbolantxa 57, 48004 Bilbao (Bizkaia)
Tel: +34 944 124 992 / Fax: 944 598 035

Formación Profesional Básica: ámbito sociolingüístico

Formación Profesional Básica: ámbito sociolingüístico

Formación Profesional Básica-Ámbito Sociolingüístico-Nunca seré tu héroe

El alumnado de Formación Profesional Básica del Centro Formativo Otxarkoaga hemos leído “Héroe a mi pesar”. Novela María Menéndez Ponte sobre un adolescente.

El curso pasado comenzamos a leer semanalmente el libro “Nunca Seré tu héroe”. Nos enganchó, y por eso este curso retomamos la historia de Andrés, un chaval de 15 años en plena adolescencia con la novela “Héroe a mi pesar”.

Encandilados con sus anécdotas, nos pusimos en contacto con la autora del libro, María Menéndez Ponte y le planteamos la posibilidad de hacerle una entrevista on-line. Las fechas no nos cuadraban y motivados por la opción que teníamos de  establecer contacto con la autora, decidimos cambiar el formato.

Con la ayuda de Andoni Ponce, alumno en prácticas de integración social, editamos un vídeo en el que nuestros chicos/as comentan diferentes aspectos del libro y formulan preguntas a la autora.

Formación Profesional Básica-Ámbito Sociolingüístico-Nunca seré tu héroeEn cuanto tuvimos el vídeo acabado, le mandamos a María el resultado. ¡Le ha encantado! Ya tenemos respuesta a todas aquellas dudas y preguntas que teníamos.  Además, nos resuelve incógnitas y desvela secretos.

Héroe a mi pesar

“Nunca seré tu héroe, me la inspiró mi hijo Álvaro cuando estaba en plena adolescencia…También él se sentía la oveja negra de la familia porque…”

“Respecto a lo que quiero transmitir, a mí no me gusta escribir para dar mensajes a la gente (no soy nadie para hacerlo), creo que es la propia Literatura quien posee esa cualidad.”

“…Quedaban algunas tramas sin resolver…En la tercera parte resuelvo las incógnitas… estoy segura de que no os va a decepcionar.”

“En esta vida nadie se va de rositas. Lo bueno es que enfrentarte a circunstancias adversas te enseña a luchar y te hace más fuerte. La vida está llena de retos y eso es lo interesante; si fuera facilísima, tendría muy poco interés y aprenderíamos muy poco. Los errores son buenos si nos sirven para aprender y llenar nuestra mochila de experiencias de las que sacar partido. “

“…Y por último, os deseo mucha suerte con el curso. ¡Poneos las pilas, que ya falta poco! Un beso para todos y muchas gracias por el vídeo. Me ha encantado.”

Gracias a todo/as los que habéis participado en este proyecto por vuestra colaboración e implicación. Gracias a nuestros/as chicos/as por vuestro esfuerzo, a Andoni Ponce por las horas dedicadas en este reto y  María Menéndez Ponte por escribir bien y saber llegar a nuestros chicos/as.

 Profesorado ámbito sociolingüístico FPB

¿Cuándo comenzaste a escribir?

Cuando tenía dos años, ya inventaba historias, pero, como aún no sabía escribir, hacía escenarios para representarlas: me llevaba al cuarto de juegos los colchones de toda la casa, descolgaba las cortinas… Era tan aventurera y tenía una imaginación tan desbordante como Pupi (un personaje extraterrestre que se parece mucho a mí). También en el colegio de monjas al que fui de pequeña me dedicaba a escribir novelas en lugar de atender en clase (lo hacía en mi cabeza, porque si me pescaban las monjas, me la cargaba). El primer cuento escrito lo hice con siete años y lo primero que publiqué fue una serie de artículos en periódicos en mis años universitarios. La publicación de libros fue posterior, no sé cuántos años tenía exactamente, porque no tengo sentido de la temporalidad (en el planeta Azulón no hay tiempo), pero tendría treinta y pocos. Hay que hacer mucho oficio: trabajar a destajo y romper un montón para lograr que te publiquen.

¿En qué te basaste para escribir «Héroe a mi pesar»?

“Nunca seré tu héroe” me la inspiró mi hijo Álvaro cuando estaba en plena adolescencia. Es el segundo de los cuatro y el autor de las viñetas de Retoñito (inventó este personaje a los 11 años). En aquel momento tuve la necesidad de entender todo lo que le estaba pasando, los cambios que estaba sufriendo, y así fue cómo surgió el personaje de Andrés, que es el eje de la novela y cuya personalidad es la de mi hijo: creativo, imaginativo, romántico, terco, respondón, detallista… También él se sentía la oveja negra de la familia, porque su hermano mayor es superdotado (leía con dos años, sacaba sobresaliente en todo, habla 7 idiomas, compone y toca la guitarra genial…, pero también ha tenido sus problemas, como todos) y por debajo de él está la única chica, que responde al perfil de Paula: muy responsable y estudiosa. Pero este hecho y su personalidad son lo único real junto con algunas anécdotas (las peleas con la fregona y el spontex, que, por cierto, las inicié yo, la fiesta a la que tiene que ir Andrés al comienzo de “Héroe a mi pesar” y que, excepto por el encuentro con el nazi, todo ocurrió así. Cada vez que lo cuenta, nos morimos de la risa, pobre, menudo marrón en el que le embarqué. También lo del jamón y lo de irse a cagar a casa son anécdotas reales: la primera me la contó un amigo suyo y lo otro lo hacía un compañero de mi hijo).

La idea central del libro es cómo un chico que no se siente héroe de nadie, poco a poco, al tener que afrontar una serie de retos (ayudar a Belén, el paro de su padre, superar los cuatro cates, lo de los neonazis, etc.), va adquiriendo autoestima y se va convirtiendo en un héroe de a pie. En cuanto a las tramas que he ido liando para hacer eso factible (el posible embarazo de Belén, las juergas con Dani, el paro, la empresa familiar, lo de los neonazis, las historia de Jorge, etc.) son inventadas.

¿Qué quieres transmitir con esta historia?

Respecto a lo que quiero transmitir, a mí no me gusta escribir para dar mensajes a la gente (no soy nadie para hacerlo), creo que es la propia literatura la que posee esa cualidad. Si tú cuentas una historia creíble, con personajes de carne y hueso y con conflictos y sentimientos auténticos, a la gente le va a llegar muy dentro. Pero creo que cada cual escoge lo que le vale: en «Héroe a mi pesar» habrá quien se identifique con Andrés y le sirva de modelo para cambiar cosas en su vida; quien se dé cuenta de lo difícil que es conocer de verdad a las personas y lo importante que resulta tratar de comprenderlas desde ellas y sus circunstancias (Jorge), quien aprecie la importancia de la familia, quien rechace la intolerancia y la violencia al ver la actuación del grupo nazi, quien haya pasado por un episodio parecido a alguno de los que le ocurren a Belén o la dificultad que entraña a veces el amor (Sara)… Una de las bondades de la Literatura es que te desarrolla la empatía, la facultad de ponerte en la piel del otro y de comprender mejor tanto los conflictos propios como los ajenos.Héroe a mi pesar-Nunca seré tu héroe

¿Cómo inventaste la teoría de los estados nata-fresa?

Lo de los estados nata-fresa se me ocurrió porque, como habéis visto, Andrés tiene un gran talento para el dibujo y el diseño gráfico, de modo que todas las metáforas que utilizo las llevo al terreno visual. En una novela todo tiene que tener mucha coherencia. E imagino que en esta en concreto también habrá influido lo mucho que me gustan los helados. Jajaja.

¿Cómo has tardado tanto tiempo en sacar el segundo libro? ¿»Héroe a mi pesar» ha sido más difícil de terminar?

Es verdad que he tardado un montón en sacar la segunda parte. En realidad no tenía pensado hacerla. Es verdad que al final de la primera me quedaron muchos flecos, pero fue porque surgió así: cuando cerré el tema central (Andrés se convierte en un héroe de a pie), quedaban algunas tramas sin resolver (qué pasaría con Sara, el juicio, el negocio de las cremas…), pero sabía que resolverlas me iba a llevar mucho espacio (como así ha sido: ¡me ha salido una trilogía!) y entonces el tema central quedaría diluido. Así que, como yo quería que el acento estuviera puesto ahí, opté por dejar que esas tramas las resolviera el lector como mejor le pareciera. Sin embargo, en todos los encuentros los lectores me exigían una segunda parte, y yo me resistía cual gato panza arriba. Me daba miedo forzar una segunda parte, necesitaba que fuera Andrés quien viniera a exigírmela. Y los hizo en dos ocasiones: la primera en una noche de insomnio en un hotel en la que prácticamente escribí toda la novela en la cabeza para no despertar a mi marido, pero, como en ese momento estaba escribiendo una saga de 8 novelas, cuando me quise poner, la idea que había entrado con tanta fuerza se me había ido; y la segunda fue mientras estaba de encuentros, ahí me dio tanto la turra Andrés que, al llegar a Madrid, no me quedó otra que sentarme a escribir y salió la trilogía del tirón (no quería caldo… ¡pues toma tres tazas!). Tengo que confesar que tenía muchos miedos (ahora mi hijo Álvaro está casado, ya no tengo la casa llena de adolescentes, temía que perdiera la frescura de esa primera novela y que se notara que ahora tengo más oficio…), pero, en cuanto se hizo Andrés con la batuta, todo marchó sobre ruedas. Lo pasé muy bien escribiéndolas y me alegro mucho de haberlo hecho, porque he podido ahondar en las tramas y los personajes secundarios han cobrado protagonismo y mayor relevancia.

Después de «Héroe a mi pesar»… ¿Qué tienes pensado para tu próximo libro? ¿Habrá más viñetas de Retoñito?

En la tercera parte resuelvo las incógnitas que quedaron en la segunda: qué pasa con Jorge, con Dani y con Belén. No puedo desvelar mucho porque forma parte de la intriga, solo deciros que a Belén le ocurrirá algo tremendo con su padre y Paula tendrá también bastante protagonismo. Estoy segura de que no os va a decepcionar. Y también tendrá viñetas. Se llama “Héroes en deportivas” y saldrá el próximo curso, pero aún no sé la fecha exacta.

¿No crees que es demasiado forzado que todo le suceda a la misma persona?

En cuanto a la chica que dijo que le parecía forzado que todo le sucediera al mismo personaje, no sé a cuál de ellos se refiere, porque a todos les pasan cosas: a Andrés, a Belén, a Jorge, a Dani, al padre de Andrés, a la madre de Belén… Creo que está muy repartido. Pero, en todo caso, así es también la vida: hay gente que tiene peor suerte por nacer en una familia menos adecuada o más problemática y ello le lleva a tener más problemas (el caso de Belén y Jorge). Claro que, al que no le vienen por un lado le vienen por otro. En esta vida nadie se va de rositas. Lo bueno es que enfrentarte a circunstancias adversas te enseña a luchar y te hace más fuerte. La vida está llena de retos y eso es lo interesante; si fuera facilísima, tendría muy poco interés y aprenderíamos muy poco. Los errores son buenos si nos sirven para aprender y llenar nuestra mochila de experiencias de las que sacar partido.

Espero haber respondido a todas vuestras preguntas. Y en tanto no sale la segunda parte, os recomiendo que leáis “El poso amargo del café”, una novela donde todos los hechos y personajes son reales; es un testimonio verdaderamente impresionante que os va a impactar. Y también la última publicada “El cuerpo deshabitado”, podéis ver el booktrailer en You Tube o en mi página web: www.menendezponte.com.

Y por último, os deseo mucha suerte con el curso. ¡Poneos las pilas, que ya falta poco! Un beso para todos y muchas gracias por el vídeo. Me ha encantado.